Descubriendo la riqueza del enoturismo de Chile

El enoturismo de Chile, un emocionante cruce entre el mundo de la viticultura y la industria del turismo, ha experimentado un crecimiento excepcional en este rincón sudamericano. Según el detallado informe del Catastro Anual del Turismo del Vino de la Universidad de Talca, Chile alberga actualmente 119 viñas que abren sus puertas a los visitantes de manera regular, evidenciando un notable aumento del 21,6% en promedio interanual durante los últimos tres años. Este fenomenal progreso se traduce en un asombroso incremento del 65% en comparación con el último análisis oficial realizado en 2013.

La tierra chilena, famosa por su belleza natural impresionante y su rica herencia cultural, ha emergido en los últimos años como un centro de atención para los amantes del vino y los enoturistas.

Enoturismo sostenible

Lo que está sucediendo en Chile no es solo un auge en el enoturismo, sino también una historia de éxito económico y sostenible. El impacto de esta tendencia va más allá de los números, ya que ha impulsado el turismo sostenible y ha contribuido a la promoción de la cultura vinícola en la región. De acuerdo con los datos extraídos de este estudio, los ingresos generados por este subsector en 2017 alcanzaron la impresionante cifra de US$51.3 millones, englobando tanto las visitas pagadas como las ventas en las tiendas ubicadas en las propias viñas. Estos números resaltan la relevancia y el encanto de las experiencias enoturísticas tanto para los visitantes locales como para los internacionales.

Un elemento fundamental detrás de este éxito indiscutible es la excepcional diversidad y calidad de los vinos chilenos. Las distintas regiones vinícolas de Chile ofrecen una amplia variedad de cepas, desde el distintivo Carmenere, considerado autóctono de Chile, hasta el apreciado Cabernet Sauvignon y el elegante Chardonnay, que han encontrado un hogar perfecto en el clima y el terroir chileno. Esta mezcla de sabores ha despertado el interés de los aficionados al vino y ha permitido a las viñas locales ofrecer catas y visitas guiadas que sumergen a los visitantes en los procesos de producción y el legado vinícola de Chile.

Enoturismo de Chile: Fuente de empleo y riqueza

El enoturismo ha trascendido la mera degustación de vinos; ha desempeñado un papel fundamental en el desarrollo de las zonas rurales y en la diversificación de la economía local. Muchas de las viñas que participan activamente en el enoturismo han invertido en infraestructuras de alta calidad para acomodar a los visitantes, generando empleos y atrayendo inversiones en áreas previamente subdesarrolladas. Esta evolución ha propiciado la creación de rutas turísticas específicas centradas en la viticultura, guiando a los visitantes a través de paisajes impactantes y viñedos pintorescos.

La demanda de experiencias enoturísticas en Chile no cesa de aumentar, con una tasa de crecimiento interanual del 25%. Esto demuestra que el enoturismo no es una simple moda pasajera, sino una tendencia sólida arraigada en la pasión por el vino, la cultura y la aventura. Durante el año 2017, las viñas turísticas del país recibieron un total de 941.325 visitas pagadas, superando en un asombroso 76% la cifra de la última medición. Estos datos no solo reflejan el crecimiento exponencial del sector, sino también la capacidad de Chile para atraer a un público diverso y ansioso por desentrañar los secretos del mundo del vino.

El enoturismo en Chile ofrece una experiencia completa que involucra todos los sentidos. Muchas de las viñas que ofrecen recorridos cuentan con arquitectura impactante, combinando la tradición con la modernidad en sus instalaciones. Los visitantes tienen la oportunidad de pasear entre los viñedos, sentir el suelo bajo sus pies y observar de cerca las técnicas de cultivo. Además, las bodegas están enclavadas en impresionantes entornos naturales, como valles rodeados de majestuosas montañas o colinas suaves, añadiendo un componente visual y emocional a la experiencia.

Crecimiento de la oferta de enoturismo de Chile

En conclusión, el auge del enoturismo de Chile es un fenómeno que ha redefinido la manera en que se percibe el vino y la cultura vinícola en el país. Con un crecimiento interanual promedio del 21,6% en el número de viñas que brindan servicios turísticos y un aumento del 65% en comparación con la última medición oficial en 2013, queda patente que el enoturismo no es solo una moda, sino una industria en expansión. El impacto económico, la promoción de la cultura local y la creación de empleo son algunos de los beneficios que se desprenden de este fenómeno. A medida que la demanda sigue creciendo a una tasa del 25% interanual, Chile se establece como un destino enoturístico de renombre mundial, ofreciendo no solo vinos excepcionales, sino también experiencias memorables que cautivan los sentidos y enriquecen la vida de cada visitante.


Si deseas viajar a España y visitar sus bodegas, te invitamos a conocer las experiencias de enoturismo disponibles, con día y hora de celebración, en nuestro mapa – buscador:

112

Eventos disponibles